Mediación

La MEDIACIÓN es una forma de gestionar y resolver los conflictos de manera pacífica. Por medio de ella, un profesional imparcial ayudará a las partes a dialogar y a que solucionen sus controversias de manera consensuada, es decir, a través de acuerdos que tengan en cuenta las necesidades de todas las personas implicadas. Por eso no hay vencedores ni vencidos.

A través de la MEDIACIÓN, las partes en conflicto pueden trabajar juntas con el objetivo común de solucionar sus problemas.

Para ello, se les dota de un espacio neutral en el que pueden comunicarse mucho mejor, facilitando la comprensión mutua y mejorando sus habilidades negociadoras. En este sentido, es un método flexible, en el que las partes pueden expresar lo que piensan y sienten.

Se trata también de una alternativa a los litigios judiciales, siempre más largos y costosos, no solo en lo económico, sino también por el desgaste emocional que conllevan. Igualmente, al tratarse de acuerdos satisfactorios para todas las partes, se cumplen y se mantienen en el tiempo.

La MEDIACIÓN es voluntaria, pudiéndose interrumpir en cualquier momento, bien a instancia de cualquiera de las partes, o bien por criterio de la persona mediadora.

Todo lo tratado en el proceso de mediación es confidencial. En este sentido, los mediadores actúan bajo secreto profesional y, dado que su intervención se rige por los principios de neutralidad e imparcialidad, nunca acudirán a los tribunales como testigos ni peritos de parte.

Mediamos en diversos ámbitos. Igualmente, si quiere saber cómo es una sesión informativa, pinche aquí.

UN MEDIADOR

7

Es un profesional que actúa para ayudar a dos o más partes en conflicto

7

Utiliza técnicas facilitadoras de la comunicación

7

Ayuda a redefinir los límites del conflicto, presenta nuevas perspectivas y equilibra el poder de las partes

ÁMBITOS DE ACTUACIÓN

Intervenimos en todo tipo de conflicto privado y en el que se haya roto o interrumpido la comunicación personal entre las partes.

En concreto, nuestra actuación se dirige a prevenir o minimizar los conflictos, a evitar la apertura de procedimientos judiciales de índole contenciosa, poner fin a los ya iniciados o reducir sus consecuencias negativas, así como a facilitar a las partes el cumplimiento de sentencias judiciales que afecten a sus relaciones personales o profesionales.

A título de ejemplo, mediamos en los siguientes ámbitos:

-Los conflictos familiares, entendiendo como tales los señalados a continuación:

  • Conflictos intrafamiliares de convivencia
  • Casos de ruptura, separación o divorcio
  • Herencias
  • Empresas familiares
  • Liquidación de gananciales
  • División de patrimonios comunes
  • Administración de bienes comunes
  • Conflictos derivados de situaciones de dependencia o incapacitación
  • Tutelas
  • Conflictos surgidos entre familias acogedoras, los acogidos y la familia y la familia biológica
  • Conflictos entre la familia adoptante, los adoptados y la familia biológica, en la búsqueda de orígenes del adoptado y para facilitar el posible encuentro o relaciones posteriores
  • Conflictos surgidos en relación con las personas que tengan menores a cargo (guardadores de hecho), en los conflictos que surjan con respecto a los menores o para prevenir o simplificar un litigio judicial en el ámbito del derecho de familia.

-Los conflictos surgidos en el ámbito de las organizaciones.

-Los conflictos vecinales y los generados en el ámbito de la propiedad horizontal y de la organización de la vida ordinaria de las urbanizaciones.

-Los conflictos sanitarios de cualquier índole.

Cualquier otro conflicto de carácter privado, tanto civil como mercantil, en que las partes deban mantener relaciones personales en el futuro, si, razonablemente, aún puede evitarse la iniciación de un litigio ante los juzgados o puede favorecerse la transacción.

SESIÓN INFORMATIVA DE LA MEDITACIÓN

Si quiere saber un poco acerca de qué es la mediación, puede ver estos ejemplos de sesiones informativas: